¿Y si subimos el sueldo a los políticos?

5
martes, enero 14, 2014
"El dinero es como el estiércol: si se amontona, huele", dijo el gran Oscar Wilde: un señor muy amante del lujo que también fue muy británico y, por lo tanto, buen conocedor del sarcasmo. El carácter español tiene, en cambio, una manera más severa de catalogar las cosas. Bueno o malo, feo o guapo, tonto o empollón, derecha o izquierda, pijos o pobres... Vivimos en un país poco dado a los matices y cuando se trata de dinero, la tendencia es conocida: nunca somos culpables del que tenemos, pero cuando se trata del ajeno...

Con todo esto y cumplidos ya seis años de crisis, con un cuarto de la población activa sin trabajo y con las culpas repartidas entre Zapatero, el resto de políticos y los banqueros, se hace bastante difícil plantear subirle el sueldo a los políticos. Vamos a intentarlo, aunque sea dejando alguna que otra pregunta por el camino.





Hace unos pocos años, acudí a la conferencia de un directivo del BBVA sobre la salud y las perspectivas de futuro de las entidades financieras españolas. Tenía una teoría interesante según la cual la crisis no se podía explicar sin la informatización del dinero, empezando por las tarjetas de crédito.El grado de interés, sin embargo, aumentó considerablemente cuando el joven, brillante y educado directivo explicó que no había estudiado economía, sino Ciencias Políticas. Como la política española no anda muy sobrada de personas brillantes, nuestro orador se vio obligado a explicarse mejor. Sí tenía vocación de servicio público, sí estaba dispuesto a trabajar duro, sí tenía una ideología definida y también quería vivir bien con un buen salario (en consonancia con su preparación y capacidades). 

Veamos, a modo de ejemplo, algunos de los sueldos medios que cobran los directivos en el ámbito privado:


-Los directores generales ganan de media entre 60.000 y más de 150.000 euros anuales. Sin contar coche de empresa, gastos médicos, ordenador y cosas por el estilo.


-El sueldo medio de directivos en sectores como la banca, el comercio o el turismo está entre los 70.000 y los 80.000 euros.


En política, estas cantidades sólo están al alcance de los presidentes autonómicos de algunas comunidades como Cataluña (144.000 euros) o Castilla-La Mancha (100.696 euros), alcaldes como los de Málaga (92.203 euros) o Valencia (105.934 euros) o presidentes provinciales como el de Granada (79.088). Por su parte, los diputados del Congreso ganan 60.936 euros anuales. Pero la la mayoría de políticos no son ni presidentes de una comunidad, ni alcaldes de grandes ciudades ni diputados. Por ejemplo, el 82% de los concejales no cobran nada.


Así que volviendo al joven y brillante directivo del BBVA, suponemos (teniendo en cuenta sus preferencias vitales) que a día de hoy no se habrá arrepentido de su decisión. Y mientras bajar el salario de los políticos está de moda, también suponemos que muchos otros jóvenes brillantes con ganas de hacer política siguen escogiendo realizar su vida profesional en el ámbito privado. ¿Es reprobable que alguien quiera ganarse bien la vida en política, de forma honrada? 





No es un trabajo más


Este artículo es, en realidad, una defensa de la política, que no es lo mismo que defender a las personas que la ejercen. La política está muy presente en la vida de las personas, desde la educación a la salud pasando por la economia o la cultura; por ello la responsabilidad del político debe estar tan controlada como reconocida. Y si los políticos de turno no gustan, votemos a otros. Pero no confundamos a las personas con la profesión que ejercen, del mismo modo que no cargamos contra la medicina cuando nos toca un mal médico. De hecho, hay cierto consenso en la necesidad de atraer talento para impulsar la ciencia española. Y eso se consigue ofreciendo a investigadores y científicos buenas condiciones laborales y económicas. De lo contrario, el talento se va a otro sitio. ¿Si esto lo tenemos claro con la ciencia, por qué no con la política?


En cualquier caso, los diputados españoles ganan la mitad que sus colegas suecos, británicos o alemanes. ¿Y si usted se metiese en política, de verdad se bajaría el sueldo? ¿Y si es que sí, para qué?


EXTRAS

I. Noticia del 15 de enero de 2013: "Una figura mundial de la ciencia abandona España por la falta de apoyo". Es lo que pasa cuando descuidas el talento

II. A pesar del triunfalismo de Montoro, De Guindos y Rajoy, la patronal cree que el paro no bajará del 20% en los próximos años.

III. Girona, primera capital provincial que sancionará a bancos y empresas por tener pisos vacíos con multas de hasta 900.000 euros. 

5 comentarios:

Danos tu opinión