La España que no pudo ser

8
domingo, junio 09, 2013
El historiador Edward Gibbon escribió en Historia de la decadencia y caída del Imperio Romano que el declive de un sistema suele ir acompañado de una pérdida progresiva de las virtudes que lo han caracterizado. Es decir, que si quieres acabar con algo, primero cárgate sus puntos fuertes. No es ningún secreto que el tiempo de Europa se está acabando desde al menos la segunda guerra mundial, momento en el que Estados Unidos se convirtió definitivamente en la primera potencia mundial. Pero los imperios tardan en morir, y más cuando su hegemonía ha durado varios siglos. 




Seguramente Europa aún tardará en dejar de ser Europa, pero el camino ya está trazado. Sigue teniendo el mayor PIB del mundo por delante de EEUU y China, pero los modelos de protección social (Estado del bienestar), su mayor virtud, ya están empezando a perderse en el tiempo. No estamos frente a un proceso reversible: hay comodidades que se fueron para no volver


Y a pesar de todo, sigue habiendo espacio para las explicaciones sencillas. En un sentido amplio, los ciclos están en el ADN de la HistoriaChina ya fue la primera potencia mundial hasta 1820. Pero la Revolución Industrial lo cambió todo y entonces fue el turno de Occidente: primero Europa y después Estados Unidos. Ahora estamos viviendo el mismo proceso a la inversa. Cambio de ciclo y nueva hegemonía. En términos históricos, lo que está pasando es normal. Y si buscamos una explicación económica, la respuesta puede volver a ser bastante sencilla. No sólo estamos endeudados por varias generaciones, el principal problema es que la riqueza se va a empezar a producir en otros sitios porque son más competitivos que nosotros.


 Dicho esto, es lógico que Alemania (siempre Alemania) pueda resistir algo más ya que su industria sigue estando a la cabeza mundial. ¿Pero cuanto tardarán chinos, indonesios, coreanos o indios en ser una alternativa más eficaz? El tiempo que haga falta, pero llegará. La pregunta es... ¿Y qué pasa con España? Nuestro país aún no ha tocado fondo y cuando lo haga ni habrá recuperación espectacular ni se volverá a los niveles previos de bienestar por las razones que hemos dicho.






A estas alturas de la partida, nos preguntamos qué balance puede hacerse en España tras casi cuarenta años de democracia y un crecimiento espectacular en términos económicos y de bienestar. Nuestro país pasó de estar en vías de desarrollo a formar parte de las principales instituciones del mundo, tener una seguridad social envidiable, una educación obligatoria y un gran número de universitarios, infrastructuras de primer nivel o una renta per cápita que nos ha situado en el lado amable del mundo y que nos ha permitido viajar, tener coche(s), a veces una segunda vivienda, etc.

A pesar de todo, creemos que lo más triste de esta historia es la respuesta a la siguiente pregunta: ¿Qué es lo que no pudo ser? Porque si bien hay cosas que no se pueden evitar, sí pudimos haber aprovechado cuatro décadas de esplendor para ser en un país mucho mejor. España nunca se convirtió en un país culto: recuerden que una persona con ingresos bajos de cualquier país escandinavo gasta al año más dinero en cultura que un rico español. Los españoles no han sido realmente exigentes con sus políticos. ¿Cómo es posible que Camps volviese a ganar unas elecciones? ¿Cómo es posible que aún no tengamos una Ley de Transparencia como cualquier país avanzado? ¿Qué pasa con el Senado? Tampoco hemos llegado nunca a alcanzar el pleno empleo. Ni resultados brillantes en educación o en cultura. Ahí están los informes PISA, las sucesivas leyes de Educación y el cine español. No estuvimos en primera línea en innovación. Y nuestra industria nunca fue referente. Tampoco logramos acabar con la picaresca, el fraude fiscal, el desdén hacia las normas o la España del Vuelva usted mañana.

8 comentarios:

  1. España ha evolucionado mucho más que el resto de Europa occidental en este tiempo. Ahora toca recomponerla para seguir el camino. Pero ha salido fortalecida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Interesante post. La incultura del pueblo y los malos gobiernos forman un círculo vicioso: un pueblo inculto elige gobernantes ineptos y corruptos, los cuales, a su vez, hacen todo lo posible por mantener al pueblo en la incultura.

    Probablemente el origen de esta España hay que buscarlo en que aquí nunca triunfó una revolución como la francesa de 1789. Este país sigue en manos de la misma oligarquía ladrona y criminal desde hace siglos. Ahora toca volver a sumirse en las tinieblas del subdesarrollo, el caciquismo, el clericalismo... Una pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin discrepar totalmente con usted, no puedo estar de acuerdo en su aseveración "un pueblo inculto elige gobernantes ineptos y corruptos..." Esta afirmación supone que el pueblo elige gobernantes, y eso cuando menos,en este país, es discutible. Por que bajo mi punto de vista, el pueblo vota unas siglas que van encima de una lista de personajes en su mayoria desconocidos por el votante, ordenados de más a menos en calidad de trepas de partido, gente que han tenido que pisar mucho para entrar en la lista electoral y escalar posiciones en esas listas. Un saludo.

      Eliminar
  3. Muchas gracias por tu interesante comentario. Sí, y creo que también hay otros ejemplos históricos. La expulsión de árabes y judíos, el primer país en abandonar el latín en las universidades, la bancarrota tras las guerras religiosas en el norte de Europa...

    ResponderEliminar
  4. durante el boom inmobiliario éramos el país de Europa donde "más" viviendas se construían, cuando podríamos haber aprovechado para haber sido el país donde "mejores" viviendas se construían. Hicimos chapuzas en vez de apostar por el doble o incluso triple acristalamiento, materiales inteligentes, casas autosuficientes... Vamos retrasadísimos en cuanto a política medioambiental y tuvimos en nuestras manos la oportunidad de haber mejorado eso, pero supongo que va en la idiosincrasia española el ser unos paletos y sin embargo creernos el centro del mundo

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante tu blog. En el mio yo trato de levantar los animo a mis compatriotas mostrando rostros que han hecho historia dentro y fuera de su tierra.

    http://dominicanosporsiempre.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. Estoy disfrutando,y creo que me he pasado un poco,me lo estoy tomando como si de una conversación amistosa se tratara,y con algo de estupidez encima que son las 8 de la mañana y estoy sin dormir,y pasando por la etapa de poner "peros".
    pués..,
    las leyes de transparencia,salvo escepciones,aquí o allí(y desconozco todos los paises al respecto,salvo,un poquito Suecia),en mi opinión,brillan por su ausencia,y sino...brillaran con en miles de años,casi lo que más me pone nervioso,es una transparencia de habitos que tenemos y no corregimos,por ejemplo,una cafeteria,que vive bien,en donde si un café cuesta 1.30€,0.60€ es la ganancia,solo pagando el cafe de comercio justo,se estaria haciendo lo que hasta poco,se hacia obligatoriamente,además,lo seguimos consumiendo,en casa o en los establecimientos.

    Este mes,acabo de descubrir a Mariano Jose de Larra(bueno en eso ando,tengo que leer entre lo que publicas del Vuelva usted mañana),tiene cosas que parecen muy interesantes y agradables de leer,pero va una que no comparto:
    Castellano viejo(se queja de haber asistido a un cumpleaños,de los malos modales,,)
    "¿Hay nada más ridiculo que estas gentes que sólo quieren pasar por finas en medio de la más crasa ignorancia de los usus sociales;que para obsequiarle le obligan a usted a comer y beber por fuerza y no le dejan medio para hacer su gusto?¿Por que habrá gentes que solo quieren comern aon alguna más limpieza los días de días?.
    "¿Hay más desgracias?¡Santo Cielo!Sí,las hay para mí,¡infeliz!Doña Juana,la de los dientes negros y amarillos,me alarga de su plato y con su propio tenedor,una fineza,que es indispensable aceptar y tragar(constumbre muy usual de la epoca y el no aceptar la invitación suponia un detalle de mal gusto)".
    Después le piden que recite algo,por poeta,y dice"Y digo versos por fin,y vomito disparates,y los celebran,y crece la bulla y el humo y el infierno.

    Creo que todos pasamos por ese "vomito disparates y los celebran",incluso en la edad de ancian@s,con distinta frecuencia,unos los pasaron y otros los pasaran.

    La Revolución Francesa,estubo interesante,aunque no acabó siendo una maravilla,por ejemplo,el derecho al voto a la mujer no se lo reconocieron(y eso que está el famoso cuadro,de la mujer conmandando la Revolución,o que acabaron reinstarando la esclavitud,lo hizo Napoleón,el mismo que quito aquí la Inquisición y que después la reinstauró el Rey,para por fin volver a desaparecer,olvidandose ambos Napoleon o el Rey,en el voto a las mujeres,fué Nueva Jersey en 1776 l@s primeros en reconocerlo,y l@s primeros en reconocer el error,quitandolo en 1807,pasaron 100 años,en los que solo 4 Islas,y 2 países aunque uno como Australia(y un intento en una provincia colombiana,Santander),que en España se consiguió con restricciones(quedaban fuera las casadas y las prostitutas) con la Dictadura de Primo de Rivera,y de manera total con la Segunda Republica en 1931.
    Suiza en 1971.
    El último país en reconocer el derecho,ha sido Kuwait en 2005.
    Arabia Saudita,Libano,y el Vaticano,no dejan votar.
    Saludos y gracias por disfrutar haciendo el blog sin tanta carga politica cotidiana.

    ResponderEliminar

Danos tu opinión